miércoles, 21 de abril de 2010

El Depto No.2

Publicado por Luis

La inmensidad del depto que se alzaba sobre nosotros acaparaba el miedo y los nervios en el rincón de la despreocupación. Más que el vino eran tus besos, y más que nada era tu aroma. Llegamos justo a la puesta del catre estacionario de la ventana con la luz encendía, y sin otra luz reflejada en el alma más que la de el reflector de enfrente; sucedió todo a media luz y a muchas ganas.


Llegó el tiempos de empezar y con el afán de terminar lo más tarde posible, nos deshicimos de la despreocupación habitual que ronda en tu cabeza y la sobre dosis de histeria que custodia la mía. Y dimos paso a lo más introvertido que jamás vivimos juntos.


Que la luz entrante en cuadros, rebanada casi por el mosquitero, iluminaba el rostro rojizo de la vergüenza era lo menos importante en ese instante. Que no me veías y ni yo a ti, sino que más bien me olías y yo a ti, más que todo, te sentía… eso era lo realmente importante.


Pasó el instante de la botella y el vino, y bebí poco a poco de tus labios el elixir de la vida en besos. Dejamos de un lado la despreocupación de la narrativa y comenzamos a escribir un poema, el poema de los besos, de los poros, del ambiente y del amor. Y dejamos todo a la imaginación, fruto incansable de la victoria, cumbre triunfal de nuestra historia, entregada en este depto a la lujuria.


El depto pronto quedó reducido a una chatarra inservible del cataclismo que por ahí paso, paso a ser resto de una vida miserable de insatisfacción emocional, pero de concentración pasional y de satisfacción esperanzada… de emoción y de amor, de confesiones y despreocupaciones, de delirios y persecuciones, pasó… pasó y dejo detrás de si a los niños que vivieron felices la triste decadencia del año que pasó, y dejó lugar a un hueco irresponsable de jóvenes incompletos que entregaban su vida al deseo y al amor. Jóvenes ahora completos por estar entre los dos.


Nunca me preocupó el tiempo, poco importaba que demás dejara pasar un año o un siglo, no me importaba incluso la opinión de los demás que hasta minutos antes del encuentro acribillaban mi consciencia con pensamientos abstractos de lo que catalogaban como futuro… como bueno y como malo. Poco importaban ya las voces en mi interior y la interpretación que ella pudo percibir en mi cuerpo. Poco importaba la inexperiencia del amor en esta área, poco importaba si la regábamos o le atinábamos al encuentro pre-planeado por la señorita enamorada, por la joven pintora.


Ella hacía de mí un cuadro en la pared, el mejor tal vez, mientras yo escribía y leía entre líneas cada poro de su piel:


Como si el sueño cada noche incomprendido
Apareciese, pues, en mi camino
Hasta el momento en que llegaste…
Y me mostraste con la desnudez enamorada de tu espalda
Que la vida se bebe enamorada en la mirada
Percibía yo lo perdido que mi corazón estaba
Hasta que llegaste tú y le pusiste nombre y posdata
Llegaste y arrasaste con la bola de emociones
Llegaste y acabaste con el montón de preocupaciones
Me enseñaste a vivir al estilo de tu vida.
Me enseñaste a reflejar la interioridad del alma,
Y me enseñaste, más que nada,
Que la desnudez de un beso…
Es el lenguaje del alma.


Y fue entonces que la preocupación pasó a ser parte del olvido, sucedió entonces que yo era el incomprendido, el que no podía con nada despertar la voluntad del alma. Y llegaste tu al rescate, y llegaste y me besaste, me acosaste con un beso en la mirada, en lenguaje transitorio de tus venas a mi piel, bella, bella, desnuda y bella.


Que se acabe el mundo, mujer, que se acabe el norte y el sur, que se acaben los minutos y los segundos, que el futuro y que el pasado se vallan de una vez una y mil veces al carajo. Que te quedes recostada en el alma, que reclines tu frente sobre mi pecho y con la ultima lágrima sobreviviente a la guerrilla de emociones, digas, con lo que queda de pasiones: -Luis, te quiero-.

8 comentarios:

  1. En paz descance, aki termina todo, al parecer termina la etapa, pero es mentira, aki se termina todo, tu musa se ha marchado, tus letras estan muriendo, tu alma esta llorando, como lloramos todos al estar de luto...
    estoy siempre contigo.
    te kiero.

    melissa

    ResponderEliminar
  2. Hermoso, sentí cada palabra, he estado ahí antes.. Leí el comentario que me dejaste (gracias) y bueno, nos encontraremos entonces luego desde otro lugar :) bella manera de cerrar un ciclo. Te mando un abrazo, gracias por compartir todo esto!

    ResponderEliminar
  3. Abrazos Luis...Y sabes que siempre estare cuando lo neceseites.

    ResponderEliminar
  4. "en esta tierra y este instante soy feliz, porque soy gigante"...

    lo anterior no lo escribiste tú, pero lo hubieras hecho.

    una vez te dije que el arrepentimiento, segun yo, dura unos segundos, pero el agradeciemiento es eterno, luis, eres luz...
    y de esa luz que NUNCA se va a apagar



    :D

    ResponderEliminar
  5. Me confundí con los comentarios... siento que no sé algo que debería saber... ¿me lo dices tú?

    Me encantó el escrito, no sé cómo logras hacer que viva cada cosa, me sentí en tu texto, y es que en serio, al final me dieron ganas de llorar :(
    creo que cuando se tienen tantos sentimientos a flor de piel surjen excelentes escritos, felicidades por eso.

    Por fa, no me dejes con la duda de saber qué pasa.

    Saludos n.n

    ResponderEliminar
  6. fascinante lo que escribiste...
    espero que ya te encuentres mejor
    a como estabas...
    si, me dijo yami que andabas un poco
    mal
    bueno, si necesitas un poco de apoyo
    puedes contar conmigo
    me marcho...

    suerte¡¡

    ResponderEliminar